martes, 20 de septiembre de 2011

Fides amorque

Fides Amorque per seculam seculorum 
Fidelidad y Amor por los siglos de los siglos

El vampiro pidió que les dejasen a solas. Iban a llevársela lejos, no volvería a verla y querían despedirse en condiciones. Cuando todos abandonaron la sala, abrazó a la Bruja, la miró a los ojos y, sin mover los labios, le dijo:

-Siempre te amaré.

Aún teniéndola entre sus brazos, suplicó a un Dios en el que no creía que no se la arrebatasen todavía y unas lágrimas inexistentes quisieron salir de sus ojos negros. 

La mujer responsable de escoltar a la joven Bruja hasta su destino esperaba fuera de la casa, contó hasta cien y regresó al interior. No obstante, ya no había rastro de ambos en aquel lugar. Gritó un improperio y desapareció. 

Y no muy lejos de allí unos niños vieron correr a una preciosa gatita negra, seguida de cerca por un elegante cuervo que volaba a ras de suelo. De alguna forma los chiquillos supieron que huían juntos, y dijeron para sí mismos:

-Qué cosa más extraña el amor.


Broken Rose

No hay comentarios:

Publicar un comentario