martes, 28 de agosto de 2012

Ego sum me.

No tengo un príncipe que me llame princesa, ni un reino que gobernar. No tengo una larga melena de sedosos cabellos ni un par de ojos que quiten el hipo. No tengo una cara bonita ni un cuerpo deseable. No tengo una inteligencia ni una astucia animal, tampoco tengo simpatía natural, gracia o elegancia. No tengo nada que otra persona pueda envidiar, nada que pueda atraer a nadie y nada que pueda convertirse en cánon. 

Lo que sí tengo son ganas de escribir, de liberar a mi alma de esos complejos que todo lo que acabo de decir me provocan, de ser yo misma. Lo que yo tengo es personalidad propia, y eso no se puede comprar.

1 comentario: