sábado, 27 de octubre de 2012

No me rescates.

El sentimiento más dulce no es el que aparece cuando alguien te eleva sobre las nubes y te hace tocar el cielo con la yema de los dedos. El sentimiento más dulce es aquel que sientes cuando encuentras a alguien que ha caído en el mismo profundo abismo que tú, te coge de la mano y te promete no marcharse nunca de tu lado mientras ambos buscáis una salida. En ese momento, te da igual regresar a la luz o vivir siempre en la oscuridad, porque esa persona te completa, te hace feliz y te recuerda sentimientos que creías muertos y yacentes en tu marchito corazón.

¿Qué importa dónde, cuándo, cómo y con quién vuelvas a sentir ganas de vivir y de ser feliz al tiempo que creas felicidad para otro? Lo importante es que alguien te ha encontrado y, de entre todos, te ha elegido a ti. Y para ti ahora no existe nadie más que esa persona.

Eso has conseguido tú, ¿sabes? Seguimos en nuestro abismo de autodestrucción y carencias, pero no me interesa volver al mundo de la luz si es aquí donde habita el ángel más hermoso, el que tiene la luz más envolvente, el único con el que yo iría hasta los cuatro puntos cardinales.

No quiero que me rescates de la oscuridad, quiero que vivamos en ella con la perfecta complementación que hemos creado. Te quiero a ti.


5 comentarios:

  1. GUAU!!!! es fantastico, me ha encantando, es tan conmovedor y bonito. Ojalá todos encontrásemos con esa persona que no te salva de la oscuridad, pero te enseña a vivir con ella :) es genial. Un Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ojalá :) Todos nos lo merecemos, pero hay que saber cuidarlo. Gracias por el comentario :)

      Eliminar
  2. ¡Muy bonito! Es de los poquísimos blogs que leo porque siempre es un placer leer tus textos. Sigue así porque lo haces de manera impresionante.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! Como siempre, es un placer recibir comentarios tan halagadores. Espero no decepcionaros nunca.

      Eliminar
  3. Sinceramente, no sé exactamente qué hago leyendo estas entradas ahora y por qué no las había leído antes.

    Sea como fuere, me encanta la perspectiva tan peculiar que con suma gracilidad le has dado a un sentimiento como el amor.

    Es sencillamente extraordinario.

    Besos voladores. :3

    ResponderEliminar