viernes, 28 de diciembre de 2012

Gravado en tu piel.

Anoche decidí parar el tiempo, cogerte de las manos, enredarte entre mis sábanas, y hacerte entender con lentas caricias que te amo como no he amado a nadie. Esta mañana te has ido en tren, y como siempre me he puesto triste. La diferencia es que esta vez estoy segura de que he grabado en tu piel todos y cada uno de mis sentimientos, y nunca dejaré que los olvides.


Emily.

No hay comentarios:

Publicar un comentario