miércoles, 27 de agosto de 2014

Hoja valiente.

La última hoja del único roble del jardín cayó, hizo un dibujo sobre la nieve virgen y fue a morir entre las raíces de su madre. El cielo ya no es absolutamente nada cuando su hogar se convierte en una maraña de ramas secas y retorcidas que arañan las nubes y no visten a nadie. Pero todo tiene que acabar en algún momento, se dijo la pequeña, marchita y nostálgica hoja, y ahora una nueva época podrá comenzar. Una época en la que ella no sería más uno de tantos brotes en las ramas del roble del seguro jardín, sino que se convertiría en una viajera del viento. Y aunque nadie más volviese a alabarla, a admirar sus colores y sonreír ante su aroma, sería con gusto una solitaria que explora el mundo lejos de la mirada de los que habitan seguros las paredes de su hogar. Sería la más valiente, e incluso muriendo entre la nieve sonreiría como ninguna otra podría hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario