martes, 28 de agosto de 2012

Le paradis noir.

Negra noche, ampárame bajo tu manto
acúname entre tus brazos oscuros
mientras mis ojos se cierran para que la luna no me encuentre.

Sombra, eterna sombra que esquivas al Sol,
Alter ego del día,
Amante de Selene,
Acógeme en tu palacio de ónice,
escucha mi plegaria y
dame aladas palabras 
en el dulce idioma de Leviatán.

Quiero conocer de cerca tu paraíso de oscuridad,
y que Asmodeus me tome con sus rotas alas de cuervo.
Sé de sobra que los titanes del Tártaro aplaudirán mi llegada,
ellos me esperan, yo les anhelo.
Mi alma se ha despegado de la vulgar tierra humana,
y busca incesante tu consuelo.

Por eso, eterno caballero de la noche,
enemigo de Helios,
Atrápame en tus negras redes,
Deja que tu noche y yo seamos una.
Conviérteme en la guardiana 
de tu oscuro vergel.
Transfórmame,
me confío a ti.
Para siempre.


2 comentarios:

  1. ¡¡¡¡Dios que bonito!!!! Y con la música que le has puesto parece todavía más impactante la necesidad de fundirse con la noche. La poesía no es uno de mis géneros favoritos, pero siempre que leo las tuyas me emociono mucho :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te emocionen, Angie, sólo puedo escribirlas cuando estoy emocionada en algún sentido... :)

      Eliminar