sábado, 29 de septiembre de 2012

Cuando las luces se apagan.

Durante mucho tiempo he corrido hacia esa débil luz que brillaba en el horizonte del espeso bosque por el que camino. Entre los oscuros troncos de aire tenebroso, un leve resplandor me atraía como si no fuese más que un insecto. Ahora que he llegado a la linde, esa luz se ha apagado y he perdido el rumbo. Estoy ciega, y no puedo seguir adelante ni regresar por donde he venido.


5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, May :) Espero que sigas pasándote, un beso!!

      Eliminar
  2. Acabo de encontrar tu blog por casualidad y me a parecido muy bonito. Leerte es como mirarme en el espejo. Sigue asi saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, es lo más bonito que me han dicho hoy *.* Especialmente porque me alegra encontrar a gente que comprenda lo que escribo. Gracias por pasarte, espero verte por aquí muy pronto.

      Eliminar
  3. Me gusta como se corresponde la imagen con el texto, además aunque e un texto cortito es muy profundo, me encantan tu blog justo por eso siempre encuentro alguna historia con la que me identifico mucho como esta ^^

    ResponderEliminar