domingo, 28 de abril de 2013

Los demonios de mi fuero interno (2)

Llueve,
Lágrimas de sangre sobre la tersa piel
del conde vampiro.
Duerme,
dormita encerrado y triste
en la soledad de su castillo.

Su querida Ludovica ha partido,
Ya no reluce la luna
en el cielo nocturno,
Ya no hay motivo
para sonreír a las estrellas.

Vicca se ha ido,
Y con ella se ha llevado
El corazón marchito que palpitaba
en el pecho del vampiro.

Y sonríe Érebo ante las lágrimas del vampiro
Llueve en la ciudad donde su dolor se ha erigido.

Emily

8 comentarios:

  1. ¿Por qué escribes tan bien? Asdfghgfdsdfgfd

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, practico siempre que puedo... Gracias por el cumplido.

      Eliminar
  2. Tú, algún día de estoy, me tienes que decir el porqué de la perfección de tus escritos.

    Y tal.

    HTR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que a tus ojos es perfecto para mí sólo es un intento de verso. Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  3. interesante argumento el de tu escritura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Espero haya sido de tu agrado.

      Eliminar
  4. Pásate por mi blog! Estás nominada a un premio! besoo

    ResponderEliminar
  5. Hola Emily :D

    De verdad, admiro muchisimo tu manera de escribir, y tus poesias me encantan *-* En serio
    Un beso!

    ResponderEliminar