sábado, 18 de mayo de 2013

Dios terrenal.

-¡Vayámonos a Alejandría! -Canturreó jugueteando con uno de los dorados rizos de su hermana- Allí nadie podrá separarnos...

-Sabes que no podemos hacerlo, Cayo... -Replicó ella, acurrucándose contra el cuerpo desnudo de su hermano- Tu imperio está aquí. Roma debe ser la capital.

-¿Qué sería del emperador si no pudiese obtener lo que quiere? -Sonriendo contra su boca, se abalanzó sobre ella y mordió sus carnosos labios. No se cansaba nunca de amar a Drusila.- El deber de un emperador es hacer posible lo imposible.

Drusila sonrió y no dijo nada más. Cayo era caprichoso, violento, a veces irracional, pero nadie le hacía sentir como él. Siempre habían estado juntos, el uno para el otro, y nada podía separarles. Nada, salvo una cosa.

-Somos hermanos -Replicó besando su ceño fruncido-, y esto no está bien. Los dioses no quieren que nos amemos.

-Eso no importa, Drusila, porque yo voy a ser un dios -Hizo una mueca, sacándole una carcajada, pero realmente creía lo que decía. Sería un dios. Sería mayor que un dios.-. Y nada nos separará entonces.

-¡Estás loco! -Se echó a reír.

-¡El emperador no puede ser un loco! -Tiró de ella y la sacó del lecho, invitándola a bailar, desnudos como estaban, tarareando una de esas melodías que tanto le gustaban.

-¡Calígula! -Se quejó cuando la dejó caer sobre la cama para depositar suaves y húmedos besos sobre la piel de su vientre- Podemos amarnos así, sin que nadie nos vea... 

-¿Aunque Lépido se entere? -Alzó las cejas, en señal de duelo.

-Aunque Lépido se entere -Sonrió con picardía cuando su hermano se deslizó entre sus piernas con aquella mirada seductora.

-¿Aunque sepa que soy mejor amante que él? -Se jactó, orgulloso. Antes de recibir una nueva réplica, besó a su hermana apasionadamente. Drusila era lo único a lo que podía aferrarse. Lo único en su mundo que no quería ni podía rechazar. La sangre les separaba, pero a él no le importaba. Porque los dioses son injustos y caprichosos, y él era un dios.

5 comentarios:

  1. Me encanta *-*
    Ojalá se me diera mejor esto de comentar en las entradas, peeero... Eso es todo lo que puedo decir.
    ¡Que vivan los locos emperadores romanos! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegra que te haya gustado :)
      Hasta el más breve de vuestros comentarios me llega al corazón.

      Eliminar
  2. Ay, emperadores. Qué poco sé de todo esto xDDD Me siento inútil. Bueno, lo tomaré desde mi punto de vista.

    Como siempre, una magnífica entrada y una gran descripción. En pocas palabras eres capaz de hacer que me introduzca completamente en la historia. Ay.

    Besos,
    HTR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando quieras aprender sobre todo esto, avísame. Es mi campo. Gracias por tus palabras, me alegra que te haya gustado :)

      Eliminar
  3. ¡Ey! Tienes un premio en mi blog :)
    Un beso :D

    ResponderEliminar