sábado, 31 de mayo de 2014

Kuroi namida

-Lo nuestro es un amor tan sucio, que cada vez que te hacía llorar por... ya sabes, cualquier cosa, siempre que no te hago gemir acabamos discutiendo -Hizo un ademán con la mano, elegante, como siempre.-. En fin, como iba diciendo, nuestro amor es tan sucio que cuando lloras tus lágrimas son tan negras como mi alma. Por eso, siempre te las limpio a besos: porque te has llevado la tinta que exuda mi corazón.

Y lo peor de todo no fue que con esa frase me estuviese dejando, otra vez, sola y desamparada ante la tormenta que son nuestras vidas. Lo peor era que tenía toda la razón del mundo.

2 comentarios: