domingo, 22 de junio de 2014

Patientia mea

Ni siquiera puedo ver definida la forma de esta sombra luminosa. 

Danza, se tambalea, cubre mis ojos, se sienta a los pies de mi cama. No habla, pero tampoco calla. Juega conmigo al escondite, y en su corazón guarda un profundo odio hacia mí.

No sé si es un espíritu del pasado o un anuncio del futuro, pero sea lo que sea, si va a quedarse conmigo, espero que aprenda a no hacerme perder la paciencia. 

2 comentarios:

  1. Gracias por hacerme sonreir con esta entrada. Ante estas palabras poco que decir que, ¡Que maravilla..!

    ResponderEliminar