sábado, 22 de septiembre de 2012

El ángel de la literatura.

No es necesario vivir una situación emocional nueva o muy fuerte para poder escribir, pero siempre ayuda. Sin embargo, los mejores textos aparecen cuando tu corazón se da cuenta de que el amor más profundo es el que siente el pintor hacia su lienzo, el escultor hacia su bloque de mármol, el músico hacia sus manos y su instrumento, el escritor hacia su pluma. 

La literatura, el arte de crear mundos completos con simples palabras, es el único sentimiento que siempre es recíproco. Es el único amante que siempre está dispuesto a recibirte, a llenar tu mente con las cosas más hermosas, a inundar tu corazón de sensaciones rebosantes de vida, a abrazarte en la noche para impregnarte con su infinita sabiduría y su profunda sed de compañía. La literatura es ese ángel que se recuesta sobre nosotros, los amantes de la escritura y de la lectura, y nos susurra deliciosos vocablos que empapan nuestro espíritu y enriquecen nuestra mente.

Y es que la literatura nos ha tocado a todos en algún momento, buscando un confidente, un medio para llegar al mundo, a un mundo que muchas veces no la tiene en cuenta. Por mi parte, te seguiré acogiendo en mi lecho noche tras noche, te ataré a mí para que nunca nos separemos, y dejaré que todas tus palabras salgan por mis labios. Porque todo lo que yo escribo, es más tuyo que mío. Porque nunca he amado tanto a un ser inhumano, incorpóreo, pero más humano que muchos de los nuestros.


El ángel de la literatura.

2 comentarios: