lunes, 18 de agosto de 2014

Lunática.

Volvió a escuchar el crujir de las hojas bajo las pisadas de una sombra insegura que paseaba, acechando, por el desértico jardín trasero. Sintió el gélido aliento del fantasma polar soplar en su nuca cada vez que se giraba en busca de unos ojos que, sin estar, la miraban, la atravesaban de parte a parte. Pudo ver las letras de los textos que jamás se escribieron, y a sus oídos llegaron las risas que desataron su locura al componer la melodía de despedida de la cordura. 

Y allí, tirada sobre su cama de nubes de hollín, derramando lágrimas polvorientas que nada humedecen y a nadie conmueven, observa el techo que otrora se hizo añicos, huyendo en forma de mariposas de astilla, no queriendo ser consciente de que sobre sus ojos negros sólo queda el caótico cielo blanco y el infinito mar de la reminiscencia.

Desesperada, repasa una y otra vez las manchas de tinta del suelo, creyendo que son un mensaje encriptado, que una clave se esconde tras cada arañazo en las paredes y tras cada cristal roto hay un poema de loco y salvaje amor. No ha querido comprender que su firmamento no es más que papel, que las paredes son orejeras y que las nubes no se pueden beber. 

Pero a pesar de la insistencia del mundo sobre la pobre, pobre Lunática, en que deje de soñar y mire las cosas como son, yo la envidio y creo firmemente que ella lo ve todo tal y como es. Porque en su cabeza ser es soñar, y no existir. Y mientras yo paso desapercibida entre jaulas de hormigón y praderas de asfalto, anhelando la luna que se ríe, malévola, de cada error y de cada fallo, Lunática encuentra alfombras de versos bajo armonías rotas, de cara al frío del norte y con los pies descalzos para observar cómo en sus amaneceres nunca canta el gallo. 

2 comentarios:

  1. Se echaba de menos tu gran forma de escribir... lastima que este perdido en pasarme por los blogs y demás jaja. Me encanta y ya que estoy aquí te peto a comentarios!!

    Un besazo y sigue escribiendo por muchos años!!

    ResponderEliminar
  2. Por favor, mátame a comentarios, sería una muerte digna. Gracias, Jesús, un abrazo :)

    ResponderEliminar